FANDOM


Un Instituto es un refugio para los cazadores de sombras y en algunos casos para subterráneos y a mundanos bajo su protección, además de un lugar seguro destinado a albergar y ayudar a los nefilim de todo el mundo en su tarea de matar demonios. Se encuentran en todas las grandes ciudades del mundo. A menudo se edifican en las iglesias o en tierra santa.

Propósito Editar

Los Institutos sirven como la base local del poder de los nefilim, funcionando como las embajadas en los gobiernos mundanos. Son la autoridad de todos los Nefilim de la ciudad donde esta asentada y controla las misiones tácticas.

Codex Institute

El Instituto de Nueva York dibujado por Clary

Además, los Institutos sirven como símbolos de poder y de santidad de los Nefilim, construidos como monumentos al Ángel y la glorificación de su misión. A si mismo los Institutos son los hogares de los nefilim, como lo es también Idris a pesar de que algunos Cazadores de Sombras y miembros de la Clave tienen sus propias casas en el área y rara vez se encuentran en el Instituto, los cuales se quedan protegidos por el jefe, sus estudiantes y los huéspedes ocasionales.

Esto significa que los Institutos son la responsabilidad de todos los cazadores de sombras, no solo de los encargados de uno en particular o si son parte del Cónclave, Enclave o de la región del Instituto en cuestión.

Los cazadores de sombras huérfanos, o los que sus padres hayan abandonado a la Clave o si no viven en el área, son traídos al Instituto para ser cuidados y educados como estudiantes, usualmente entrenados en pequeños grupos, hasta que cumplen los dieciocho años; cuando pueden decidir que hacer.

Después de los dieciocho, es tradición que se les permita a estos jóvenes cazadores de sombras viajar y pasar tiempo en otros Institutos lejos de su hogar para que conozcan la enorme variedad de las culturas en los Institutos del mundo, tanto en filosofía como en técnicas de combate y así tengan una vision más amplia en su entrenamiento.

Un Instituto es un lugar para que los cazadores de sombras puedan encontrar protección en caso de peligro. Es una fortaleza para los que habitan el lugar.

Los mundanos no tienen permitido entrar en un Instituto en circunstancias normales, pero la Ley permite a los cazadores de sombras ofrecer asilo si están en peligro inminente del ataque de un demonio o de algún subterráneo; siempre que la situación no comprometa el secreto y la seguridad del Mundo de las Sombras.

Lo mismo ocurre con los subterráneos, quienes pueden ser hospedados o mantenidos en el Instituto como albergue, interrogación, reuniones o solo para mantener las relaciones cordiales con ellos; particularmente aquellos que tengan buenas relaciones con los nefilim. Como los vampiros no pueden entrar a los terrenos sagrados del Instituto, son acomodados en el Santuario, donde también existen celdas para contener a los demonios que deben ser interrogados. Aquellos culpables de violaciones menores a la Ley en ocasiones son encerrados en las celdas de los Institutos.

Hubo una época donde era común que se tuvieran sirvientes mundanos con la Visión para cuidar del Instituto, usualmente durante generaciones o familias completas, distribuidas por todo el mundo. Es una practica que esta en desuso.

Estructura Editar

Un Instituto pertenece al Consejo. Sus guardianes, elegidos por la Clave, viven allí, pero no es de su propiedad. Ellos se reportan con las autoridades en Idris. Por eso, se considera poco profesional que se decore un Instituto como si fuera una casa familiar. Los pasillos y los salones deben estar libre de retratos personales. Los Institutos no están hechos para ser heredados de generación en generación dentro de la misma familia. Si bien no está mal visto decorar alguna sala (como la biblioteca) con retratos o algún emblema familiar (como es el caso de los Blackthorn en el Instituto de Los Ángeles), si lo es hacerlo con la totalidad del edificio, como si fuese la residencia particular de la familia y no un Instituto.

Cuando el jefe anterior del Instituto muere, uno nuevo es llamado a tomar el lugar, evitando que sea alguien de la familia anterior: el cambio de manos permite que nuevas ideas tomen el poder. Un buen ejemplo de un poco profesional manejo de un Instituto es el Instituto de York en 1878, cuando los Starkweather, que habían manejado el Instituto por siglos, decoraron el lugar como si fuera su casa familiar.

El Consúl, el puesto más alto en la Clave, es a quien pueden consultar los jefes de cada Instituto.

Todos los Cazadores de Sombras pueden ser llamados a su Instituto local para reuniones de Enclave, para discutir temas que no requieran la acción de la Clave o el Consejo. En algunas partes del mundo, el jefe del Enclave local se trata del jefe del Instituto de mayor importancia; en otros se trata de distintas personas. Las tradiciones locales y la historia predominan, solo es necesario que la región sea representada adecuadamente con la Clave, sin importar como este organizada la región en cuestión.

Ser un jefe de un Instituto significa tener un gran poder. A pesar de que a la mayoría de los Cazadores de Sombras se les paga aproximadamente lo mismo, los jefes de los Institutos reciben un sueldo un poco mayor; debido a la dificultad de su trabajo.

Ellos se encargan de muchas tareas administrativas: comunicarse con Idris, negociaciones con los subterráneos, etc. Es por eso que es raro verlos en misiones básicas de cacería, en su lugar toman partido en misiones más peligrosas como el ataque a un nido de vampiros importante.

Componentes Editar

Los Institutos no tienen cerraduras con llave. En cambio, cualquier cazador de sombras puede conseguir entrar a cualquier Instituto, poniendo su mano en la puerta y pidiendo la entrada en el nombre de la Clave y el ángel Raziel.

Hay algunas características que son comunes en todos los Institutos. Están construidos sobre suelo santificado y cuentan con poderosas salvaguardas, construidas para repeler demonios y prevenir que los vampiros entren. Las puertas se mantienen cerradas para todos los que no tiene sangre Nefilim y se abren sin problemas para quien si la tiene.

Clavos de hierro

Viejos clavos de hierro como los que se usan en la construcción de los Institutos.

Materiales con ciertas propiedades mágicas son usados para su construcción; el mortero para unir las piedras de la construcción se mezcla con sangre de Cazador de Sombras, siendo esta una poderosa defensa. Ademas se utiliza serbal en las vigas de soporte, que mantiene lejos a los espiritus malevolos y los encantamientos, así como se aprovecha su densidad y fuerza natural; además los clavos y remaches son de hierro y plata, protegiendo de los hombres lobo y las hadas, o incluso se llega a usar electrum.

Por lo general, y en especial en zonas bien pobladas, los Institutos utilizan el glamour, para mezclarse en el entorno y pasar desapercibidos. El glamour es generalmente utilizado para hacer que el Instituto no solo parezca normal, también poco atractivo para los visitantes. Por ejemplo, el Instituto de Nueva York, el glamour hace que parezca como una iglesia vieja, destartalada, a la espera de ser demolida, cuando en realidad es una magnífica catedral de estilo gótico.

Los Institutos también están protegidos con salvaguardas -"barreras mágicas" que los protegen contra los demonios. Al contrario de los salvaguardas de las Torres de los Demonios en Alacante, que previenen que la electricidad y fuentes de poder similares trabajen adecuadamente en el interior de sus fronteras, los salvaguardas débiles de los Institutos no causan este problema.

La mayoría de los Institutos cuentan con electricidad, o en el peor de los casos lamparas de gas, aunque piedras de luz mágica se utilizan para efectos atmosféricos o de reserva donde el suministro eléctrico es poco confiable. Existen algunas excepciones, claro esta — unos pocos Institutos que se encuentran en zonas históricas, o de locaciones remotas, estando demasiado lejos de la civilización mundana como para usar fuentes de energía modernas.[1]

Dejando de lado estas cosas en común, uno puede encontrarse con Institutos de todos los tamaños y formas, desde la enorme villa de un piso del Instituto de la Ciudad de México hasta la fortaleza medieval en los Montes Cárpatos Orientales sobre Cluj en Rumania.[1]

Instalaciones Editar

Comúnmente, los Institutos cuentan con elementos arquitectónicos que buscan evocar edificios bien conocidos de Alacante.

Cada continente cuenta con un Instituto que contiene la Gran Biblioteca de aquella región del mundo; todos estos son los Institutos más grandes de su respectivo continente.[1] A menudo las bibliotecas cuentan con vitrinas que muestran la gloria del Instituto, si no es que existen habitaciones separadas para ello. Los botines, los que no se han regresado después de que la practica se hiciera ilegal después de la firma de los Primeros Acuerdos, se conservan como curiosidades históricas.

Cada uno de estos grandes Institutos cuentan con la capacidad de albergar a cientos de Cazadores de Sombras, aunque la mayoría de ellos no vive permanentemente en el Instituto. Normalmente, incluso los más grandes Institutos solo cuentan con un numero pequeño de residentes, que se encargan de mantener el lugar y el equipo.

Los Institutos principales de cada continente son:

Los Institutos cuentan con una sala de armas y un salón de entrenamiento. Los Cazadores de Sombras son libres de entrar al salón de entrenamiento y mejorar sus habilidades de batalla en cualquier momento. Usualmente hay vigas en el techo para permitir practicar saltos, y casilleros cerca del salón de entrenamiento para que los Cazadores de Sombras pueden guardar ropa u otras cosas mientras entrenan.

Un Instituto debe contar con una buena y bien surtida sala de armas, como arcos, espadas, mazos hasta cuchillos serafines, hechos de toda clase de materiales escogidos por sus propiedades mágicas, en adición a otras herramientas básicas de combate como: alambre de plata, oro, electrum para atar a subterráneos; estacas de madera obtenidas de un roble o fresno; amuletos de protección; simbolos sagrados de las religiones mayoritarias del mundo; e implementos básicos para la magia (gis, limadura de hierro, pequeños viales de sangre animal, etc.). Un realmente bien surtido Instituto además añadiría objetos especializados como las espadas de plomo, trompetas sagradas, bastones de hueso; dependiendo de la locación.[1]

Cada Instituto debe contar con las instalaciones básicas para cuidar de sus habitantes. Estos tienen una considerablemente larga y bien equipada cocina, un comedor formal con la capacidad de atender a doscientas personas de manera confortable. Además, hay cerca de doscientos dormitorios en las alas residenciales, disponibles a Cazadores de Sombras y otros que quieran vivir allí. Así mismo cuentan con una enfermería para tratar todo tipo de heridas ya sean mágicas o no.

Muchos de los Institutos construidos antes de 1960 contienen Santuarios, lugares no santos construidos fuera del terreno sagrado del Instituto para acomodar a diversos subterráneos y demonios. Cuando la proyección mágica se invento gracias a un grupo de brujos en 1958, la necesidad de los Santuarios se perdió. La mayoría de los Institutos, sin embargo, preceden a esa fecha, y sus Santuarios se mantienen para emergencias y como lugares de interés histórico.[1]

Historia Editar

Inicialmente, existían pocos Cazadores de Sombras como para poderse extender fuera de Alacante, donde vivieron muchas generaciones después de la creación de los primeros.[1] Eventualmente, los Institutos fueron edificados para acomodar a un número mayor de Cazadores de Sombras y su globalización, y para servir como puestos de avanzada y lugares de poder angelical donde los Cazadores de Sombras pudieran organizarse y estar seguros.

Existen historias del primer Instituto en las Islas Británicas, en Cornwall, donde los primeros Nefilim que llegaron con la Copa Mortal se les confundió con los poseedores del Santo Grial, y donde sus relatos de valor y vigor se mezclaron con el folklor mundano de las Islas.[1]

Institutos conocidos Editar

  • Instituto tomado como botín de un clan de vampiros

Trivia Editar

  • En el pasado no estaba bien visto que una mujer dirigiese un Instituto si no era en compañía de su marido. Sin embargo, con el paso del tiempo este trabajo se ha ido volviendo más igualitario, y las cifras incluso favorecen a las mujeres directoras por encima de los hombres (en los últimos años se han registrado siete mujeres directoras, cuatro hombres directores y dos parejas que dirigen sus Institutos juntos).
  • Según la nota de Clary en su copia del Códice de Cazadores de Sombras, Luke le contó que un Instituto en Alemania es en realidad un botín obtenido de un grupo de vampiros y que continua siendo motivo de conflicto.[1]

Referencias Editar


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.