FANDOM


La Reina del Aire y la Oscuridad[3] es el tercer y último libro de la trilogía Cazadores de Sombras: Renacimiento.

Información conocida

  • Simon, Isabelle,[4][5] Jem, Tessa, Maia y Lily[6] aparecerán en esta entrega.[7]
  • Podría no haber un lapso de tiempo entre este libro y en donde se quedó la historia en El Señor de las Sombras.[8] Originalmente estaba previsto que el lapso de tiempo entre El Señor de las Sombras y este libro fuera de más o menos una semana.[9]
  • Este libro abordará cómo, después de El Señor de las Sombras, "el dolor cambia a las personas de forma triste, transformadora, profunda e incluso positiva; cómo la muerte no tiene que ser un desperdicio inútil — cómo puedes honrar la memoria de alguien de una forma que cambie el mundo," en adición a las "partes divertidas", las "partes románticas felices y la amistad, porque la vida es un mosaico de sentimientos y porque la pérdida no significa que nunca volverás a reir, y debes valorar los buenos momentos incluso más de lo que lo hacías antes."[10]
  • Por qué las runas de Clary y Jace funcionaban en Feéra será explicado. [11]
  • Se explorará cómo la familia Rosales se volvió cercana a las hadas.[12]
  • Se dirá qué son los "Artefactos Oscuros".[13]
  • El arma que Clary y Jace están buscando en Feéra será identificada.[14][6]
  • El verdadero nombre de Kieran será revelado.[15]
  • Al menos uno más de los hijos del Rey Noseelie será presentado.[6]
  • Iglesia proveerá una pista importante.[6]
  • La razón mágica del por qué los otros asistentes a la boda de Jem y Tessa, excluyendo a la pareja de y a Magnus,[16] no recuerdan que haya sucedido podría ser revelada en esta entrega.[17][18][19]
  • Algo pasará y cambiará -algo que previamente se creía que era una parte permanente del mundo- en el Mundo de las Sombras.[20]
  • Una "gran cosa" ocurrirá en la mitad del libro que "cambia todo lo que sucederá después", y será "una cosa realmente dolorosa hacia el final".[20]
  • Un nuevo lugar, parte del Mundo de las Sombras, será presentado.[20]
  • La identidad de la madre de Kit podría ser revelada.[21][22]
  • Alec podría ser nominado para ser Cónsul o se le podría ofrecer el puesto.[23][24]
  • Habrá una boda, un funeral y una ejecución.

Adelantos

Adelanto #1

Mark golpeó, y un hostigado en apariencia Simon Lewis abrió la puerta.

Adelanto #2

"Puedo hacerlo." Helen trató de mantener su voz estable, pero fue casi imposible. Esperaba que la tensión sería cubierta por el sonido de las olas rompiendo bajo ellas, pero Aline la conocía demasiado bien. Podía sentir cuando Helen estaba molesta, incluso cuando intentaba muy duro no demostrarlo.

"Nena." Aline se movió más cerca, enredando sus brazos alrededor de Helen, poniendo sus labios suavemente sobre los suyos. "Tú puedes. Puedes hacer cualquier cosa."

Helen se relajó en los brazos de su esposa. Cuando conoció a Aline pensó que la otra chica era más alta que ella, pero más tarde se dio cuenta de que era por la forma en que Aline se paraba a si misma, derecha como una flecha. La Cónsul, su madre, se paraba de la misma manera, y con el mismo orgullo — no que alguna de ellas fuese arrogante, pero la palabra parecía una sombra más cercana de lo que Helen imaginaba como la simple confianza. Ella recordaba la primera nota de amor que Aline le escribió. Las curvas de tus labios reescriben la historia. El mundo es cambiado porque estás hecha de marfil y oro. Más tarde, descubrió que era una cita de Oscar Wilde, y le había dicho a Aline, sonriendo, Tienes mucho valor.

Aline la había mirado firmemente. "Lo sé. Lo tengo".

Ambas lo tenían, siempre, y eso las había mantenido estables. Pero esto —

"Esto es diferente," dijo Helen. "No me quieren aquí –"

"Ellos te quieren aquí."

"Apenas me conocen," dijo Helen. "Eso es peor."

Adelanto #3

Miedo hormigueó arriba y abajo de los brazos de Emma como piel de gallina. Desde que tenía doce, había estado aterrada del océano: siempre había creído que sus padres habían muerto en él, arrastrado por debajo de la superficie por Raziel, ahogados hasta la muerte en el agua amarga del mar. La ida y venida de las olas, la imaginación del terciopelo negro de las profundidades del océano, la había llenado de pesadillas.

Incluso cuando descubrió que sus padres habían sido asesinados sobre tierra firme por Malcolm Fade, sus cuerpos fueron arrojados al mar luego de la muerte, el miedo persistía. Ella llegó allí ahora, dándole la bienvenida. Podía sentirlo llenando los lugares vacíos, los vacíos dejados por el dolor.

Ella miro de nuevo al mar. El remolino surgiendo por debajo, las olas golpeando como muros azul oscuro en contra de las agudas agujas de piedra, parecían la pintura de un torbellino, una fotografía tomada desde una distancia segura.

El viento gritaba en los oídos de Emma como una advertencia. Otra ola se lanzó a si misma en contra de los acantilados, enviando una explosión de espuma. Emma sonrió tristemente al viento y la sal, y saltó.

Adelanto #4

Kit miró alrededor, preguntándose si el número creciente de personas estaba molestando a Ty. Él odiaba las multitudes. Magnus y Alec estaban de pie con sus hijos cerca de la Cónsul, estaban con la chica hermosa de cabello negro con las cejas como las de Alec y un chico —bueno, probablemente estaba en sus veinte— con cabello castaño despeinado. El chico le dio a Kit una mirada considerable que pareció decir pareces familiar. Varias personas habían hecho lo mismo. Kit adivinó que era porque lucía como Jace, si Jace hubiese sufrido una inesperada reducción de altura, músculo y sobre todo sensualidad.

Adelanto #5

Isabelle negó con la cabeza, luego se agachó y desató una cadena de un tobillo delgado. Se la entregó a Emma. "Esto es de hierro bendecido, venenoso para las hadas. Llévalo y podrás patear como el infierno."

"Gracias." Emma tomó la cadena y la envolvió dos veces en su muñeca, sujetándola firmemente.

"¿Tengo algo de hierro?" Simon miró a su alrededor furiosamente, luego metió la mano en su bolsillo y sacó una pequeña figura metálica de un arquero: "Este es mi personaje de D&M, lord Montgomery—"

"Oh, Dios mío", dijo Isabelle.

Adelanto #6

Quería preguntarle a Ty si estaba bien, pero sabía que el otro chico no lo querría. Ty estaba mirando el Mercado, tenso con curiosidad. Kit se volvió hacia el phouka.
“Guardián de la puerta,” dijo. “Solicitamos la entrada al Mercado de Sombras.”
La mirada de Ty llamó su atención. El phouka era alto, oscuro y delgado, con hebras de color bronce y oro enhebradas a través de su largo cabello. Vestía pantalones púrpura sin zapatos. La farola contra la que se apoyaba estaba entre dos puestos, bloqueando el camino hacia el Mercado.
"Kit Rook", dijo el phouka. "Qué cumplido es, todavía ser reconocido por alguien que nos ha dejado vivir entre los ángeles".
"Él te conoce", murmuró Ty.
"Todos en el Mercado de Sombras me conocen", dijo Kit, esperando que Ty quedara impresionado. El phouka apagó su cigarrillo. Lanzó un olor dulce y enfermizo a hierbas carbonizadas.
"Contraseña", dijo.
"No voy a decir eso", dijo Kit. "Crees que es divertido intentar que la gente diga eso".
"¿Que qué? ¿Cuál es la contraseña? "Exigió Ty.
El phouka sonrió. "Espera aquí, Kit Rook", dijo, y se fundió de nuevo en las sombras del Mercado.
"Va a buscar a Hale", dijo Kit, tratando de ocultar los signos de sus nervios.
"¿Nos pueden ver?" Ty dijo. Estaba mirando hacia el Mercado de Sombras, donde grupos de subterráneos, brujas y otros miembros del submundo mágico se movían entre el clamor. "¿Aquí afuera?"
Era como estar parado afuera de una habitación iluminada en la oscuridad, pensó Kit. Y aunque Ty podría no expresarlo de esa manera, Kit sospechaba que él sentía lo mismo.
"Si pueden, nunca lo mostrarán", dijo.

Adelanto #7

Emma había subido la mitad de las escaleras de camino a la habitación de Cristina cuando vio a Mark, que estaba recargado contra la pared del descansillo y parecía abatido. "Dru no me deja entrar para hablar con ella", dijo. "Estoy preocupado. Es común en las hadas llorar a solas, pero no, según entiendo, en los cazadores de sombras".

Emma vaciló. Estaba a punto de decir que no era muy diferente de Dru encerrarse sola en su habitación, pero Dru se había sentido un poco molesta cuando salió de la cocina. "Sigue intentándolo", aconsejó. "A veces tienes que tocar durante veinte minutos más o menos. O podrías ofrecer ver una película de terror con ella".

Mark se veía triste. "No creo que disfrutaría de una película de terror".

"Nunca se sabe", dijo Emma.

Dio media vuelta para volver a subir las escaleras, y vaciló. "Estoy preocupado por ti y por Jules también", dijo, en voz más baja. "No me gusta el Inquisidor, o la idea de que seas cuestionada por él. Él me recuerda al Rey Noseelie".

Emma se sobresaltó. "¿Lo hace?"

"Me dan la misma sensación", dijo Mark. "No puedo explicarlo, pero..."

Una puerta se abrió en el rellano: era de Cristina. Ella salió, mirando hacia abajo. "¿Emma? Me preguntaba si estabas...

Se detuvo cuando vio a Mark, y ella y Mark se miraron el uno al otro de una manera que hizo que Emma se sintiera como si hubiera desaparecido por completo.

"No quise interrumpir", dijo Cristina, pero todavía estaba mirando a Mark, y él estaba mirando hacia atrás como si sus miradas estuvieran irremediablemente unidas.

Mark se había sacudido, como si estuviera abandonando telarañas o sueños. "Está bien, debo hablar con Drusilla". Había subido las escaleras y se había perdido de vista, desapareciendo en la curva del corredor.

Cristina había salido y había invitado a Emma, ​​y ​​ahora era como si el momento con Mark nunca hubiera sucedido, aunque Emma estaba ansiosa por preguntar al respecto. "Mark te necesitará", dijo de nuevo, y Cristina giró sus manos en su regazo.

"Mark", dijo, y se detuvo. "No sé lo que Mark está pensando. Si él está enojado conmigo".

"¿Por qué estaría enojado contigo?"

"Por Kieran", dijo ella. "No terminaron bien las cosas, y ahora Kieran está en el Escolamántico, y muy lejos, y fue obra mía".

"No terminó con Kieran", protestó Emma. "En todo caso, ayudaste a mantenerlos juntos por más tiempo. Recuerda - trío de hadas calientes ".

Cristina dejó caer su cara en sus manos. "Mrfuffhfhsh", dijo ella.

"¿Qué?"

"Dije", repitió Cristina, levantando la cara, "que Kieran me ha enviado una nota".

"¿Él lo hizo? ¿Cómo? ¿Cuando?"

"Esta mañana. En una bellota." Cristina le pasó un pequeño pedazo de papel a Emma. "No es muy esclarecedor".

Señora de las Rosas

"Aunque el Esolamántico es frío, y Diego es aburrido, aún estoy agradecido de que hayas encontrado suficiente valor en mi vida para salvarla. Eres tan amable como bella. Mis pensamientos están con usted.

Kieran"

"¿Por qué te envió esto?" Emma le devolvió la nota a Cristina, negando con la cabeza. "Es raro. ¡Es tan raro! "

"Creo que solo quería agradecerme por el plan de escape", protestó Cristina. "Eso es todo."

"A las hadas no les gusta agradecer a las personas", dijo Emma. "Esta es una nota romántica.

Cristina se sonrojó. "Así es como hablan las hadas. No significa nada".

"Cuando se trata de hadas", dijo Emma sombríamente, "todo significa algo".

Adelanto #8

La magia de las hadas era silenciosa, pensó Kit. No hubo ruido, ni tumulto, ni luces de brujos parpadeantes. Entre un aliento y otro, Mark, Kieran y Cristina simplemente desaparecieron.

Adelanto #9

"Odiabas el Mercado de Sombras de Londres", dijo Kit. "Realmente te molestó. Los ruidos y la multitud..."

La mirada de Ty bajó hacia Kit. "Me pondré mis auriculares. Estaré bien".

"...y no sé si deberíamos volver tan pronto", agregó Kit. "¿Qué pasa si Helen y Aline sospechan?"

La mirada de Ty se oscureció. "Julian me dijo una vez", dijo, "que cuando la gente sigue teniendo razones para no hacer algo, es porque no quieren hacerlo. ¿No quieres hacer esto?"

La voz de Ty sonó tensa. El zumbido del cable otra vez, agudo con tensión. Bajo el algodón de su camisa, sus hombros demasiado delgados se habían tensado también. El cuello de su camisa estaba suelto, la delicada línea de su clavícula apenas visible.

Kit sintió una oleada de ternura hacia Ty, mezclado con casi pánico. En otras circunstancias, pensó, simplemente habría mentido. Pero no podía mentirle a Ty.

Adelanto #10

Un fantasma, pensó Kit. Como Jessamine. Miró a su alrededor violentamente: seguramente habría más fantasmas aquí, ¿sus pies muertos no dejarían rastros en la hierba?

Pero solo veía a los Blackthorn, aferrándose, Emma y Cristina una al lado de la otra, y Julian con Tavvy en sus brazos, mientras el humo se elevaba y los rodeaba. Mitad de mala gana miró hacia atrás: el joven de cabello oscuro se había movido para arrodillarse junto a la pira de Robert Lightwood. Estaba más cerca de las llamas de lo que cualquier ser humano podría haber llegado, y parecían moverse en el contorno de su cuerpo, iluminando sus ojos con lágrimas de fuego.

Parabatai, pensó Kit, de repente. En la caída de los hombros del joven, en sus manos extendidas, en el anhelo estampado en su rostro, vio a Emma y Julian, vio a Alec mientras hablaba sobre Jace; sabía que estaba mirando el fantasma del parabatai de Robert Lightwood. No sabía cómo lo sabía, pero lo hizo.

Adelanto #11

"Has cambiado, hijo de espinas", dijo la Reina.

Adelanto #12

"Por favor. He enseñado en la Academia de Cazadores de Sombras. Yo..." Caterina comenzó a toser, sus hombros temblaban. Sus ojos se abrieron con alarma.

Cristina salió de la cama, alarmada. "¿Estás bien?"

Pero Caterina había desaparecido. Ni siquiera había un remolino de aire para mostrar dónde había estado su proyección.

Cristina se arrojó apresuradamente su ropa: jeans, una camiseta vieja. Deseó con todo su corazón que Emma estuviera allí, que pudieran hablar de lo de anoche, que Emma le diera consejos y un hombro para llorar.

Pero ella no estaba. Cristina tocó su collar, susurró una oración rápida al Ángel y se dirigió hacia la habitación de Mark.

Había estado levantado tan tarde como ella, así que había una gran posibilidad de que todavía estuviera durmiendo. Tocó la puerta vacilante y luego más fuerte; finalmente Mark la abrió, bostezando y completamente desnudo.

Híjole!" Cristina gritó y se puso el cuello de la camisa sobre la cara. "¡Ponte los pantalones!"

"Lo siento", él dijo, agachándose detrás de la puerta. "Al menos ya lo has visto todo".

Adelanto #13

Las piras seguían ardiendo cuando la procesión dio media vuelta y se dirigió hacia la ciudad. Era costumbre que el humo se levantara durante toda la noche, y que las familias se reunieran en la Plaza del Ángel para llorar entre otros.

No es que Emma pensara que era probable que los Blackthorn hicieran eso. Permanecerían en su casa, encerrados el uno con el otro: habían estado demasiado separados durante toda su vida para querer la comodidad de otros cazadores de sombras que apenas conocían.

Ella se había apartado del resto del grupo, demasiado descarnada como para querer tratar de hablar con Julian nuevamente frente a su familia. Además, sostenía a Tavvy, que estuvo gritando y estaba casi dormido.

"Emma", dijo una voz a su lado.

Se volvió y vio a Jem Carstairs.

Adelanto #14

"Temen tu influencia", dijo Gwyn. "Ellos saben que los demás te escuchan. Eres muy persuasiva, Diana, y sorprendentemente sabia".

Ella hizo una mueca hacia él. "Adulador."

"No te estoy halagando". Se levantó. "Tengo miedo por ti. Horace Dearborn puede que aún no sea un dictador, pero anhela serlo. Su primer movimiento será eliminar a todos los que están en su contra. Primero se moverá para apagar las luces más brillantes, las que iluminan el camino para los demás".

Diana se estremeció. "Eres cínico, Gwyn".

"Es posible que no siempre vea lo mejor en las personas", dijo, "mientras cazo las almas de los guerreros muertos en el campo de batalla".

Ella alzó las cejas. "¿Estás haciendo una broma?"

"Tal vez". Parecía desconcertado. "Creo que podría haberlo hecho. ¿Fue divertido?"

Adelanto #15

Se inclinó y arrancó una tira de material de la camisa que había usado en la reunión del Consejo. Estaba rígida y oscura con la sangre seca de su hermana.

La ató alrededor de su muñeca. Se quedaría allí, se dijo, hasta que tuviera venganza. Hasta que hubiese justicia. Hasta que todos los que amaba estuvieran a salvo.

Adelanto #16

"Es por eso que hice todo esto", dijo Ty. "Te quiero conmigo de cualquier manera que puedas estar".

Adelanto #17

Algo golpeó la espalda de Cristina; ella gritó cuando sus pies dejaron el suelo. Una arpía había hundido sus garras en la parte posterior de su chaqueta de engranaje y la estaba levantando en el aire. Pensó en historias sobre cómo las águilas volaban al cielo con su presa y luego las soltaban, dejando que sus cuerpos se abrieran en la tierra. El suelo ya retrocedía debajo de ella con una velocidad aterradora.

Con un grito de miedo e ira, ella cortó hacia arriba y hacia atrás con su espada, cortando las garras de la arpía en la articulación. El demonio chilló y Cristina rodó por el aire, su espada cayendo de su mano, extendiendo la mano como si pudiera atrapar algo para frenar su caída, vio el rostro pálido y aterrado de Mark levantarse hacia las arpías que lo rodeaban en una oscuridad nube-

Algo se extendió para apoderarse de ella desde el cielo.

Ella jadeó cuando una mano la tomó del codo, y la tiró de costado para aterrizar torpemente sobre algo cálido y vivo. Un caballo volador.

Adelanto #18

En el reflejo del cristal de la ventana, Kit vio la puerta de la habitación abierta y entró Ty. Aún llevaba puesta su ropa de luto, aunque se había quitado la chaqueta y solo llevaba una camiseta negra de manga larga. Y Kit sabía que era demasiado tarde para huir, que ahora se preocupaba por estas personas, y específicamente de Ty.

"Me alegra que estés aquí." Ty se sentó en la cama y comenzó a desatar sus zapatos. "Quería hablar contigo."

La puerta todavía estaba ligeramente abierta y Kit oyó voces que venían de la cocina de abajo. Las de Helen, Dru, Emma, Julian. Diana había regresado a su propia casa. Aparentemente ella vivía en una tienda de armas o algo así. Ella había regresado para obtener algún tipo de herramienta que pensaba podría sacar las astillas de las manos sangrantes de Julian.

Las manos de Ty estaban bien, pero él había estado usando guantes. Kit había visto a Julian cuando había ido a enjuagarlas al fregadero, y parecían como si metralla se hubiera disparado en sus palmas. Emma se había acercado, parecía preocupada, pero Julian había dicho que no quería molestarla, que solo sanaría la piel cerrada sobre los pedazos de madera. Su voz había sonado tan plana, Kit apenas lo había reconocido.

"Sé cómo va a sonar esto", dijo Kit, dándose la vuelta y con la espalda apoyada en el frío cristal. Ty estaba encorvado, y Kit captó el destello de oro en su cuello. "Pero no estás actuando de la manera que esperaba".

Ty se quitó las botas. "¿Porque subí a la pira?"

"No, en realidad fue lo más esperado que hiciste", dijo Kit. "Yo solo..."

"Lo hice para conseguir esto", dijo Ty, y se llevó la mano al cuello. Kit reconoció la cadena de oro y el delgado disco de metal adherido: el collar de Livvy, el que él le había ayudado a poner antes de la reunión del Consejo. Él vívidamente recordaba que ella se apartaba el cabello mientras él abrochaba el broche y el olor de su perfume. Su estómago se sacudió.

"El collar de Livvy", dijo. "Quiero decir, supongo que tiene sentido. Pensé que solo..."

"¿Lloraría?" Ty no parecía enojado, pero la intensidad en sus ojos grises se había profundizado. Él todavía sostenía el colgante. "Se supone que todos deben llorar. Pero eso es porque aceptan que Livvy está muerta. Pero yo no. No lo acepto".

"¿Qué?"

"Voy a recuperarla", dijo Ty.

Adelanto #19

"Julian, ¿recuerdas lo que dijo Dane, que eras el tipo de persona que tendría una chica por parabatai?" Se arrodilló en la cama, levantando la barbilla para mirarlo directamente a los ojos. "Eso es lo que siempre amé de ti, incluso antes de que estuviera enamorada de ti. Nunca pensaste ni por un segundo que te disminuía tener a una chica como tu compañera guerrera, nunca actuaste como si yo fuera nada más que tu igual. Nunca por un momento me hiciste sentir como que tenía que ser débil para que fueras fuerte".

Adelanto #20

"No soy una princesa", dijo Cristina; ella estaba inclinada sobre él, con una de sus manos apoyadas en la manta. La cara de Kieran estaba cerca de la de ella, tan cerca que podía ver el borde oscuro de sus pestañas. "Y no quiero que te vayas".

Adelanto #21

La habitación de Julian era pequeña, y pintada de un incongruente y alegre tono azul. Una cama con dosel pintada de blanco dominaba el espacio. Emma lo jaló hacia ella, lo sentó suavemente y fue a echar el cerrojo a la puerta.

"¿Por qué estás cerrando la puerta?" Julian levantó la cabeza. Era lo primero que había dicho desde que salieron de la habitación de Ty, aunque la había seguido con calma.

"Necesitas algo de privacidad, Julian", dijo. Ella se volvió hacia él; Dios, la forma en que la miró rompió su corazón. La sangre pecosa en su piel, oscureciendo su ropa rígida, se había secado en parches en sus botas. El medallón de Livvy brillaba en el hueco de su garganta, aunque había colgado contra el esternón de Livvy. Emma recordaba ese medallón: un regalo de Julian a su hermana cuando ella había cumplido trece años, había pertenecido a su abuela. Tenía el círculo de espinas de la familia en el frente, y Julian había añadido un grabado al dorso: un par de sables cruzados, el arma de Livvy.

Tenía una imagen de Ty, Emma lo sabía. Apenas había notado que Livvy lo llevaba en la reunión del Consejo, aunque sabía que Livvy a menudo lo usaba cuando se sentía nerviosa, de la misma manera que Emma se mantenía cerca de Cortana.

Ojalá hubiera notado más a Livvy en esos últimos momentos, le hubiera prestado más atención, en lugar de preocuparse por la Cohorte, por Manuel, Zara y Jessica, por Robert Lightwood y su exilio, por su propio corazón roto y desordenado. Ojalá hubiera retenido a Livvy una vez más, maravillada de lo alta y adulta que era, de cómo había cambiado la niña regordeta que recordaba en sus primeros recuerdos.

"No," dijo Julian bruscamente.

Emma se acercó a él; ella no podía detenerse a sí misma. Él tuvo que mirar hacia arriba para mirarla a los ojos. "¿No qué?"

"Te culpes a ti misma", dijo. "Puedo sentir que piensas sobre cómo deberías haber hecho algo diferente. No puedo dejar entrar ese tipo de pensamientos, o me haré pedazos".

Estaba sentado en el borde de la cama, como si no pudiera soportar la idea de acostarse. Muy suavemente, Emma tocó su rostro, deslizando la palma de su mano sobre su mandíbula. Él se estremeció y atrapó su muñeca, con fuerza.

"Emma", dijo, y para una de las primeras veces en su vida, no podía leer su voz: era baja y oscura, áspera sin estar enojada, queriendo algo, pero no sabía qué.

"¿Qué puedo hacer?", Respiró. "¿Qué puedo hacer? Soy tu parabatai, Julian, necesito ayudarte".

Adelanto #22 (versión extendida del Adelanto #18; confirmado como parte del capítulo 3.)

Kit se levantó y vio el humo que se elevaba a lo lejos a través de la ventana de la habitación que compartía con Ty.

Al menos, asumió que compartía la habitación con Ty. Su bolso estaba aquí, tirado en una esquina, y nadie se había molestado en decirle si se suponía que debía estar en una habitación diferente. Él se había vestido en el baño esa mañana y salió para encontrar a Ty poniéndose su remera sobre su cabeza. Sus marcas parecían inusualmente negras, probablemente porque su piel era tan pálida. Se veía tan delicado... Kit tuvo que apartar la mirada de la forma de sus omóplatos, la fragilidad de su espina dorsal. ¿Cómo podría verse así y ser lo suficientemente fuerte como para luchar contra los demonios?

Ahora Ty estaba abajo, con el resto de su familia. La gente tendía a cocinar cuando alguien moría y los cazadores de sombras no eran la excepción. Alguien probablemente estaba haciendo una cazuela. Una cazuela de demonios. Kit apoyó la cabeza en el frío cristal de la ventana.

Hubo un tiempo en el que podría haber huido, pensó Kit. Podría haber huido y haber dejado atrás a los cazadores de sombras, se había perdido en el mundo subterráneo de los Mercados de Sombras. Habría sido como su padre, no formando parte de ningún mundo, existiendo entre ellos.

En el reflejo del cristal de la ventana, Kit vio la puerta de la habitación abierta y entró Ty. Todavía llevaba puesta su ropa de luto, aunque se había quitado la chaqueta y solo llevaba una camiseta de manga larga. Y Kit sabía que era demasiado tarde para huir, que ahora se preocupaba por estas personas, y específicamente Ty.

"Me alegra que estes aqui." Ty se sentó en la cama y comenzó a desatar sus zapatos. "Quería hablar contigo."

La puerta todavía estaba ligeramente abierta y Kit oyó voces que venían de la cocina de abajo. Las de Helen, Dru, Emma, Julian. Diana había regresado a su propia casa. Aparentemente ella vivía en una tienda de armas o algo así. Había regresado para obtener algún tipo de herramienta que pensó que podría sacar las astillas de las manos sangrantes de Julian.

Las manos de Ty estaban bien, pero él había estado usando guantes. Kit había visto a Julian cuando había ido a enjuagarlos al fregadero, y parecían como si la metralla se hubiera disparado en sus palmas. Emma había estado parada cerca, preocupada, pero Julian había dicho que no quería una molestia, que solo sanaría la piel cerrada sobre los pedazos de madera. Su voz había sonado tan plana, Kit apenas lo había reconocido.

"Sé cómo va a sonar esto", dijo Kit, dándose la vuelta y con la espalda apoyada en el frío cristal. Ty estaba encorvado, y Kit captó el destello de oro en su cuello. "Pero no estás actuando de la manera que esperaba".

Ty se quitó las botas. "¿Porque subí a la pira?"

"No, en realidad fue lo más esperado que hiciste", dijo Kit. "Yo solo..."

"Lo hice para conseguir esto", dijo Ty, y se llevó la mano al cuello. Kit reconoció la cadena de oro y el delgado disco de metal adherido: el medallón de Livvy, el que él le había ayudado a poner antes de la reunión del Consejo. Tenía un círculo de las espinas de la familia en el frente, y ella le había dicho que Julian había añadido un grabado al dorso: un par de sables cruzados, el arma de Livvy.

Kit recordó vívidamente que ella apartaba el cabello mientras él abrochaba el broche y el olor de su perfume. Su estómago se sacudió.

"El collar de Livvy", dijo. "Quiero decir, supongo que tiene sentido. Solo pensé que..."

"¿Lloraría?" Ty no parecía enojado, pero la intensidad en sus ojos grises se había profundizado. Él todavía sostenía el colgante. "Se supone que todos deben llorar. Pero eso es porque aceptan que Livvy está muerta. Pero yo no. No lo acepto".

"¿Qué?"

"Voy a recuperarla", dijo Ty.

Kit se sentó pesadamente en el alféizar de la ventana. "¿Cómo vas a hacer eso?"

Ty soltó el collar y sacó su teléfono del bolsillo. "Estas estaban en el teléfono de Julian", dijo. "Las tomó cuando estaba en la biblioteca con Annabel. Son fotos de las páginas del Libro Negro de los Muertos. Miró a Kit con expresión preocupada. "¿Vendrás y te sentarás a mi lado para que puedas verlas?"

Kit quería decir que no; pero no podría decirlo. Él quería que esto no estuviera sucediendo, pero lo estaba. Cuando se sentó junto a Ty en la cama, el colchón se combó y golpeó accidentalmente el codo de Ty. La piel de Ty se sentía caliente contra la suya, como si el otro niño tuviera fiebre.

Nunca se le había pasado por la cabeza que Ty mintiera o estuviera equivocado, y tampoco parecía estarlo. Después de quince años con Johnny Rook, Kit estaba bastante familiarizado con los malos libros de hechizos y este se veía decididamente malvado. Los hechizos con caligrafía apretada cubrían las páginas, junto con espeluznantes bocetos de cadáveres saliendo de la tumba, caras gritando y esqueletos chamuscados.

Ty no miraba las fotos como si fueran espeluznantes; los miraba como si fueran el Santo Grial. "Este es el libro de hechizos más poderoso para traer de vuelta a los muertos que alguna vez haya existido", dijo. "Es por eso que no importaba si quemaron el cuerpo de Livvy. Con hechizos como estos, puede ser devuelta completa, sin importar lo que le haya sucedido, sin importar cuánto tiempo..." Se interrumpió con un tembloroso aliento. "Pero no quiero esperar. Quiero comenzar tan pronto como regresemos a Los Ángeles".

"¿Malcolm no mató a mucha gente para devolver a Annabel?", dijo Kit.

"Correlación, no causalidad, Watson", dijo Ty. "La forma más simple de hacer la necromancia es con la energía de la muerte. La vida por la muerte, básicamente. Pero hay otras fuentes de energía. Jamás podría matar a nadie." Hizo una cara que probablemente se suponía que era desdeñosa, pero en realidad era simplemente linda.

"No creo que Livvy quiera que hagas necromancia", dijo Kit.

Ty guardó su teléfono. "No creo que Livvy quiera estar muerta".

Kit sintió las palabras como un golpe en el estómago, pero antes de que pudiera responder, hubo una conmoción abajo. Él y Ty corrieron a la parte superior de la escalera, Ty con sus calcetines, y miraron hacia la cocina.

El amigo español de Zara Dearborn, Manuel, estaba allí, vestido con el uniforme de un oficial del Gard y una sonrisa. Se estaba encogiendo de hombros, y Kit se inclinó más para ver con quién estaba hablando. Vio a Julian apoyado en la mesa de la cocina, su cara inexpresiva. Los otros estaban alineados alrededor de la cocina: Emma parecía furiosa, y Cristina tenía su mano en el brazo de la otra chica como para contenerla.

"¿En serio?" Dijo Helen furiosa. "¿No podías esperar hasta el día después del funeral de nuestra hermana para arrastrar a Emma y Jules al Gard?"

Manuel se encogió de hombros, claramente indiferente. "Tiene que ser ahora", dijo. "La Cónsul insiste".

"¿Qué está pasando?" Dijo Aline. "Estás hablando de mi madre, Manuel. Ella no solo exigiría verlos sin una buena razón".

"Se trata de la Espada Mortal", dijo Manuel. "¿Es esa una buena razón para todos ustedes?"

Ty tiró del brazo de Kit, alejándolo de las escaleras. Avanzaron por el pasillo de arriba, las voces en la cocina retrocedieron pero aún eran urgentes.

"¿Crees que irán?" dijo Kit.

"¿Emma y Jules? Tienen que. La Cónsul lo pide", dijo Ty. "Pero es ella, no el Inquisidor, así que todo estará bien." Se inclinó hacia Kit, cuya espalda estaba contra la pared; olía como una fogata. Kit se dio cuenta de que probablemente era savia de la madera de la pira, y su estómago se sacudió de nuevo. "Puedo hacer esto sin ti. Devolver a Livvy, quiero decir", dijo. "Pero no quiero. Sherlock no hace las cosas sin Watson".

"¿Le dijiste a alguien más?"

"No." Ty se había quitado las mangas de su camisa sobre las manos y se estaba preocupando por la tela con los dedos. "Sé que tiene que ser un secreto. A la gente no le gustaría, pero cuando Livvy regrese, estarán felices y no les importará".

"Mejor pedir perdón que permiso", dijo Kit, aturdido.

"Sí". Ty no miraba directamente a Kit, nunca lo hizo, pero sus ojos se iluminaron esperanzados; en la tenue luz del pasillo, el gris en ellos era tan pálido que parecía lágrimas. Kit pensó en Ty durmiendo, en cómo había dormido todo el día de la muerte de Livvy y en la noche, y la forma en que Kit lo había visto dormir aterrorizado de lo que sucedería cuando se despertara.

Todos habían estado aterrorizados. Ty se derrumbaría, pensaron. Kit recordó a Julian de pie junto a Ty mientras dormía, con una mano acariciando el cabello de su hermano, y él había estado rezando. Kit ni siquiera sabía que los cazadores de sombras rezaban, pero Julian definitivamente lo había estado haciendo. Ty se derrumbaría en un mundo sin su hermana, todos habían pensado; se caería a las cenizas al igual que el cuerpo de Livvy.

Y ahora le preguntaba a Kit por esto, diciendo que no quería hacerlo sin él, y ¿qué pasaría si Kit dijera que no y Ty se desmoronaba por la presión de tratar de hacerlo solo? ¿Qué pasa si Kit quitaba su última esperanza y se venía abajo por eso?

"¿Me necesitas?", preguntó Kit lentamente.

Ty asintió. "Sí."

"Entonces", dijo Kit, sabiendo ya que estaba cometiendo un gran error, "Te ayudaré".

Adelanto #23

Gwyn se sentó frente a ella, con sus grandes manos a los lados, su frente arrugada por la preocupación. Su tamaño y volumen de alguna manera lo hacían parecer más indefenso de lo que hubiera hecho de otra manera. "Sé lo que pasó", dijo. "Cuando la muerte llega de maneras geniales e inesperadas, la Cacería Salvaje lo sabe. Escuchamos historias contadas por la sangre derramada".

Diana no sabía qué decir, ¿que la muerte no era justa? ¿Que Livvy no había merecido morir de esa manera, o de alguna manera? ¿Que los corazones rotos de los Blackthorn nunca serían lo mismo? Todo parecía trivial, cien veces dicho y entendido ya.

En cambio, ella dijo: "Creo que me gustaría que me besaras".

Gwyn no dudó. Él estaba junto a ella en un momento, elegante a pesar de su volumen; la abrazó y ella estuvo rodeada de calidez y el olor del bosque y los caballos. Ella arrugó ligeramente la nariz y sonrió, y él besó su boca sonriente.

Fue un beso gentil, a pesar de su tamaño. La suavidad de su boca contrastaba con el rasguño de su barba y la dura musculatura bajo sus manos cuando ella los puso tímidamente sobre sus hombros y los acarició.

Había pasado mucho tiempo, y ella nunca había imaginado algo como esto: la luz de la luna y las flores y los besos en los claros eran para otras personas.

Pero aparentemente no.

Teaser #24

"¿Que es eso?" Tavvy preguntó, sus ojos grandes.

"Esto", dijo Aline, "es una frittata. Y todos ustedes se lo comerán". Lo arrojó a un trébede de metal en el centro de la mesa.

"No me gusta la frittata", dijo Tavvy.

"Muy mal", dijo Aline, cruzando los brazos y mirando a cada uno de ellos por turno. "Hiciste llorar a Helen ayer, así que te vas a comer esta frittata, que, por cierto, está malditamente deliciosa, y te va a gustar. Es lo que hay para el desayuno y como yo no soy Helen, no me importa si te mueres de hambre o comes cheetos en cada comida. Helen y yo tenemos mucho trabajo por hacer, la Clave no nos está dando ni una pulgada, lo único que ella quiere es estar con ustedes y no van a hacer llorar a mi esposa otra vez. ¿Entendido?

Los Blackthorn más jóvenes asintieron, con los ojos muy abiertos.

Teaser #25

Solo habían pasado unos días desde la muerte de Robert Lightwood, pero Horace Dearborn ya había redecorado por completo su oficina.

Lo primero que Emma notó que faltaba era el tapiz de la Batalla de Burren. La chimenea estaba encendida ahora, y sobre ella la imagen de Alec Lightwood había sido reemplazada por la de Zara Dearborn. Era un retrato de ella con el uniforme, su largo cabello rubio cayendo hasta la cintura en dos trenzas como la de un vikingo. ZARA DEARBORN, HEROÍNA DE LA CLAVE, decía una placa de oro en el marco.

"Sutil", Julian murmuró. Él y Emma acababan de entrar en la oficina de Horace; el inquisidor estaba hurgando en su escritorio, aparentemente ignorándolos. El escritorio al menos era el mismo, aunque detrás de él había una gran pancarta que anunciaba: LA PUREZA ES FUERZA. LA FUERZA ES VICTORIA. POR LO TANTO, LA PUREZA ES VICTORIA.

Dearborn se enderezó. "Heroína de la Clave podría ser un poco simple", dijo pensativamente, dejando muy claro que había escuchado el comentario de Julian. "Estaba pensando Boadicea moderna. En caso de que no sepas quién era ella..."

"Sé quién era Boadicea", dijo Julian, sentándose; Emma lo siguió. Las sillas también eran nuevas, con una tapicería rígida. "Una reina guerrera de Gran Bretaña".

"El tío de Julian era un erudito clásico", dijo Emma.

"Ah, sí, Zara me lo dijo". Horace se dejó caer pesadamente en su asiento, detrás del escritorio de mahagony. Era un hombre grande, huesudo, con una cara anodina. Solo su tamaño era inusual: sus manos eran enormes, y sus grandes hombros tiraban del material de su uniforme. No debieron haber tenido tiempo de inventar uno para él todavía. "Ahora, niños. Debo decir que estoy sorprendido de ustedes dos. Siempre ha existido una asociación tan... vibrante entre las familias Blackthorn y Carstairs y la Clave".

"La Clave ha cambiado", dijo Emma.

"No todo el cambio es para peor", dijo Horace. "Esto ha tardado en llegar".

Julian levantó los pies, plantando sus botas en el escritorio de Horace. Emma parpadeó. Julian siempre había sido rebelde de corazón, pero rara vez abiertamente. Él sonrió como un ángel y dijo: "¿Por qué no nos dices lo que quieres?"

Los ojos de Horace brillaron. Había ira en ellos, pero su voz era suave cuando hablaba. "Ustedes dos realmente la han jodido", dijo. "Más de lo que saben."

Emma se sobresaltó. Los adultos de los cazadores de sombras, especialmente aquellos en posiciones de autoridad, rara vez juraban frente a alguien a quien consideraban niños.

"¿Qué quieres decir?", Dijo ella.

Abrió un cajón del escritorio y sacó un cuaderno de cuero negro. "Las notas de Robert Lightwood", dijo.

"Él las tomaba después de cada reunión que tenía. Las tomó después de la reunión que tuvo con ustedes".

Adelanto #26

Recogieron sus armas de la cama del camión, golpeando protectores de muñeca y abrochando cinturones de armas. Cristina ató su daga mariposa de confianza a su cinturón, mientras que Mark encontró un látigo negro rúnico y lo agitó un par de veces: tenía una expresión de placer en su rostro mientras serpenteaba a través del cielo oscuro.

Adelanto #27

"Tenemos muchos aliados", dijo Julian, sonando sorprendido.

Emma le sacó la lengua. "Tenemos muchos amigos, Julian", dijo. "Tenemos muchos amigos."

Adelanto #29

Ty tocó distraídamente su mano con el relicario en su garganta. "Eso estuvo bien. Hiciste un muy buen trabajo, Dru".

"Sí. Mantuviste bien", dijo Kit. Echó un vistazo arriba y abajo de la calle. "Sugiero que vayamos a tomar batidos o algo para celebrar, pero esta es una especie de situación de callejón sin salida".

"Los cazadores de sombras no se preocupan por los callejones oscuros", dijo Dru.

"¿No has aprendido nada de la muerte de los padres de Batman?", dijo Kit, fingiendo sorpresa.

Ty sonrió. Y por primera vez desde que Livvy había muerto, Dru se rió.

Adelanto #30

"Es mejor que hablemos, Mark", dijo Kieran. Una luna brillante se había levantado; iluminaba el océano oscuro, lo convertía en una hoja de vidrio negro y plateado, el color de los ojos de Kieran. El desierto nocturno estaba vivo con el sonido de las cigarras. Kieran caminaba junto a Mark con las manos enlazadas detrás de él, engañosamente con aspecto humano con vaqueros y camiseta. Él había trazado la línea de ponerse cualquier equipo. "No nos hace bien ignorarnos".

"Te he echado de menos", dijo Mark. Parecía no tener sentido no ser honesto. "Tampoco tenía la intención de ignorarte o hacerte daño. Me disculpo".

Kieran levantó la vista, un destello de sorpresa bajo unas pestañas oscuras. "No hay necesidad de disculparse". Él dudó. "He tenido muchas cosas en mi mente, como dicen aquí en el mundo de los mortales".

Mark escondió una sonrisa en el crepúsculo. Era irritantemente lindo cuando Kieran usaba frases modernas.

Contenido especial

  • Primera edición limitada: La primer edición del libro en inglés contendrá diez ilustraciones en blanco y negro hechas por Alice Duke, una artista que creó posters para El Señor de las Sombras, así como un poster en color impreso en la parte de atrás de la sobrecubierta. Las primeras ediciones también incluirán una historia corta que funciona como secuela de La fiesta de compromiso.[25]

Trivia

  • El título es una referencia al poema Sus encantamientos fuertes fallan de A.E. Houseman.[26] También se refiere a Mab, la Reina de las hadas en Romeo y Julieta, entre otros personajes del folclore.[27]
  • Como con Lady Midnight y El Señor de las Sombras y sus personajes epónimos, habrá un personaje llamado "La Reina del Aire y la Oscuridad", quien ya fue presentado.[28][29]
  • La portada, como en las anteriores entregas de Cazadores de Sombras: Renacimiento, mustra un personaje debajo del agua.[30] Mark Blackthorn estará en el lomo del libro, haciendo que primera vez la portada y el lomo muestre personajes diferentes.[31] Annabel Blackthorn es el personaje de la portada y está usando un vestido rojor, el cual en la tradición de los cazadores de sombras se usa para "llamas encantamientos". Que Annabel no tenga runas en la portada es intencional y será importante en el libro.[32][33][34][35] El fondo de la imagen muestra una vista distorsionada de rascacielos en ruinas así como una carretera.
  • El libro fue inicialmente pensado para ser publicado en 2019[36], pero la publicación fue cambiada con la de Cadena de Oro para el 4 de diciembre de 2018 debido al bloqueo de la autora con respecto a Cadena de Oro y la presión de la editorial de Cassandra.[1]

Galería

Referencias

  1. 1,0 1,1 Cassie's Newsletter-September 2017
  2. Número de páginas
  3. Esta es la traducción literal del original en ingles The Queen of Air and Darkness. Como la Editorial Planeta tiende a cambiar los títulos al traducirlos al español no se sabe aún si el libro se llamará así en nuestro idioma.
  4. https://www.facebook.com/TMIsource/videos/vb.175497145833007/1116058381776874/
  5. http://cassandraclare.tumblr.com/post/158078301334/hi-cassie-i-have-two-questions-was-it-ever
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 http://cassandraclare.tumblr.com/post/172524560259/qa-tda-tec
  7. http://cassandraclare.tumblr.com/post/163557896789/hey-cassandra-and-happy-birthday-to-you-i-wanted
  8. http://cassandraclare.tumblr.com/post/172311792894/if-you-are-allowed-to-say-how-big-will-the-time
  9. http://cassandraclare.tumblr.com/post/161062817589/hi-cassie-do-you-know-how-long-of-a-time-jump
  10. http://cassandraclare.tumblr.com/post/161066100114/hiya-so-i-just-finished-lord-of-shadows-and-my
  11. http://cassandraclare.tumblr.com/post/162288619584/our-waking-souls-claryjace
  12. http://cassandraclare.tumblr.com/post/163825648664/qa-the-rosales-family
  13. http://cassandraclare.tumblr.com/post/163753598174/qa-stuff-pub-schedule
  14. https://www.youtube.com/watch?v=yzfipAo3iKc
  15. http://cassandraclare.tumblr.com/post/172314808294/hi-cassie-we-know-how-this-thing-about-names
  16. Lady Midnight
  17. https://tmisource.com/2016/04/24/exclusive-cassandra-clare-talks-about-the-dark-artifices-writing-and-more/
  18. http://rwtia64wikia.tumblr.com/post/145788643765/the-question-had-to-do-with-the-dateyeartiming
  19. http://cassandraclare.tumblr.com/post/141791745329/in-lady-midnight-when-julian-and-emma-were-at
  20. 20,0 20,1 20,2 Cassandra Clare en BookCon 2018
  21. http://cassandraclare.tumblr.com/post/171843192204/qa-tda
  22. http://cassandraclare.tumblr.com/post/174901592994/will-whatever-mystery-jem-and-tessa-are-solving
  23. http://cassandraclare.tumblr.com/post/171203946959/unidentified-snippet
  24. https://twitter.com/cassieclare/status/1006975844705882112
  25. Boletín informativo de Cassandra Clare de enero de 2018
  26. "La Reina del Aire y la Oscuridad"Cassandra Clare en Tumblr
  27. "Y si, la La Reina del Aire y la Oscuridad puede referirse a Mab," Cassandra Clare en Tumblr
  28. https://www.pinterest.com/pin/16888567330928724/
  29. http://cassandraclare.tumblr.com/post/161205738889/have-we-already-met-the-queen-of-air-and-darkness
  30. "Todos están bajo el agua, como ciudades sumergidas." Cassandra Clare en Twitter
  31. http://cassandraclare.tumblr.com/post/161133326274/hi-cassie-have-you-already-decided-whos-gonna-be
  32. https://twitter.com/cassieclare/status/930125503742259200
  33. https://twitter.com/cassieclare/status/930135835156074496
  34. https://twitter.com/cassieclare/status/932799218120609792
  35. https://www.instagram.com/p/Bbvam-Sns23/
  36. http://cassandraclare.tumblr.com/post/158366178629/books-books-books
Las Crónicas de Cazadores de Sombras de Cassandra Clare
Cazadores de Sombras
Ciudad de Hueso Ciudad de Ceniza Ciudad de Cristal
Ciudad de los Ángeles Caídos Ciudad de las Almas Perdidas Ciudad del Fuego Celestial
Los Orígenes Renacimiento
Ángel Mecánico Lady Midnight
Príncipe Mecánico El Señor de las Sombras
Princesa Mecánica La Reina del Aire y la Oscuridad
Las Últimas Horas Las Maldiciones Mayores
Cadena de Oro Los Pergaminos Rojos de la Magia
Cadena de Hierro El Libro de lo Blanco Perdido
Cadena de Espinas Los Libros Negros de los Muertos
Las Crónicas de Magnus Bane Cuentos de la Academia de Cazadores de Sombras
Lo que realmente pasó en Perú Bienvenidos a la Academia de Cazadores de Sombras
La reina fugitiva El Herondale perdido
Vampiros, pastelitos y Edmund Herondale El demonio de Whitechapel
El heredero de medianoche Nada más que sombras
El auge del hotel Dumort El mal que amamos
Salvar a Raphael Santiago Reyes y príncipes pálidos
La caída del hotel Dumort Sabor amargo
¿Qué comprarle a un cazador de sombras que tiene de todo?
(y con el que, de todas formas, no estás saliendo oficialmente)
La prueba de fuego
La última batalla del Instituto de Nueva York Nacido para la noche eterna
El curso del amor verdadero (y las primeras citas) Los ángeles descienden dos veces
El buzón de voz de Magnus Bane
Fantasmas del Mercado de Sombras: Una antología de cuentos
Hijo del amanecer
Emite largas sombras
Cada cosa exquisita
Aprender sobre la pérdida
Un amor más profundo
Los malvados
La tierra que perdí
A través de la sangre, a través del fuego
Fantasmas de viejos amores
Caído por siempre
Próximos
Cazadores de Sombras: Los Poderes del Mal
Cazadores de Sombras: Las Traiciones Secretas
Extras
La Historia de Notables Cazadores de Sombras y Habitantes del Submundo
Códice de los Cazadores de Sombras
Cazadores de Sombras y Subterráneos
La fiesta de compromiso
Libro oficial para colorear de Cazadores de Sombras
Las Crónicas de Cazadores de Sombras (Extras)
Novelas gráficas
Ciudad de Hueso: La Novela Gráfica
Cazadores de Sombras: Los Orígenes - Serie Manga
Ángel Mecánico: Manga Príncipe Mecánico: Manga Princesa Mecánica: Manga
Cazadores de Sombras: La Novela Gráfica: 1, 2, 3 y 4
Adaptaciones
Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso
Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso (videojuego)
Shadowhunters: The Mortal Instruments